Carmela Gin - Hielos Gin Tonic

Más de una vez habrás notado que el sabor de tu copa de Carmela Gin varía cuando la pides en lugares diferentes. La razón de que esto ocurra es muy simple y, cuando te digamos que la culpa de todo la tiene el agua con la que se hace el hielo y el porqué, ¡te vas a sorprender!

El hielo es un ingrediente que pasa desapercibido en la mayoría de los cócteles y, sin embargo, es uno de los más importantes. Tanto que hasta puede hacer que puede arruinar un buen gintonic. Existen muchos factores que hacen que los cubitos alteren las notas fundamentales del cóctel ¡y todos tienen que ver con el agua! Así que te contamos todo lo que tienes que tener en cuenta para que nada te estropee el auténtico Sabor Carmela:

 

  1. El agua con la que se elabora. Sí, sabemos que lo normal es llenar tu cubitera con agua del grifo y directa al congelador. ¡Pero no es lo ideal! El agua del grifo contiene numerosos componentes como la cal y el cloro que, una vez derretido el hielo, queda disuelto en la copa, ocasionando un desastre monumental en el sabor de nuestro cóctel. Para evitarlo, hay que utilizar agua mineral natural.

 

  1. Fíjate en el color. Aunque pueda sonarte extraño, el color del cubito puede darte más información acerca de su elaboración de la que piensas. Ni dos ni tres veces, sino muchas, te habrás encontrado tu copa llena de trozos helados completamente blancos que imitan a la nieve. ¿Pero por qué adopta ese color blanco opaco? Por la calidad del agua. El perfecto cubito de hielo debe ser transparente ya que, como te adelantábamos anteriormente, significa que está libres de impurezas.

 

  1. La densidad es muy importante. Te parecerá una locura, pero es conveniente que, a la hora de realizar el hielo, se haga con agua caliente. El agua hirviendo contiene menos cantidad de burbujas que la fría y, por tanto, además de congelarse antes, conseguirá que haya menos aire en el interior de cada trozo y evitaremos que se derrita rápido.

 

  1. ¿Hielo picado? ¡Ni se te ocurra! Intenta tomarte una copa de Carmela Gin con hielo picado. A los pocos tragos notarás que su sabor se ha diluido y tu gintonic se ha aguado. Por eso, como el gintonic cuanto más frío mejor, procura que los hielos sean bastante grandes, ¡pero teniendo en cuenta todo lo que te hemos contado anteriormente!

 

Como ves, el hielo y, por supuesto, el agua con el que se hace, puede hacer de tu momento Carmela Gin algo espectacular o, en el peor de los casos, también puede fastidiarlo. ¡Así que no lo dudes y sigue nuestros consejos para evitar que tu momento favorito se fastidie

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para descubrir su sabor debes ser mayor de edad

Verifica tu edad